domingo, 25 de abril de 2010

La Patagonia: Una construcción del autor

Patagonia Express la novela de Luis Sepúlveda representa los apuntes del narrador a través de sus experiencias personales y su amor de la literatura, particularmente su admiración por Bruce Chatwin. Por otro lado, La Siberia por Cristina Siscar cuenta la historia de algunos viajeros en la Patagonia que intentan explorar el lugar exótico. Los puntos de vista se chocan con los motivos del viaje, las representaciones de las mujeres, la inclusión o falta de literatura, y los que viajan. Aunque tienen diferencias distintas a las obras, comparten los mitos, lugares misteriosos, y lugares reales. También comparten el sentido y la lucha del exilio. El narrador de Patagonia Express fue exiliado por razones políticas (Casini, 4) mientras Siscar se exilió si misma por razones de documentación de su esposo durante la dictadura.
La escritura de viaje de Sepúlveda es ambas hidra y híbrida porque Glaser dice, “tan pronto como hemos restringido el género a pocas características, viene otro libro que cuestiona los limites de nuestra definición” (48). Incorpora intertextualizaciones. Por ejemplo, habla de Don García Hurtado de Mendoza y los mitos de Trapananda (99). También intercala historias como la de Carlos No Más (122-136) y la de Carlitos Carpintero (147-151). Es híbrida porque puede ser descrito como una mezcla de tipos de literatura en una obra: “…literatura de viaje es una forma hibrida, con descendencia mezclada y críos heterogéneos…” (49). Por otra mano, Siscar no intercala mucho. Habla de los indios y las rocas de manos pintadas (56) pero no hay información sobre la Patagonia como Sepúlveda nos da.
El estilo literario de Siscar es como el de un pintor de cuadros que escritora de cuentos. Cada parte del nouvelle dibuja la escenografía en este instante. Puede ver todo en este cuadro y cuando voltea las páginas rápidamente, ve la historia. Los escritos de Siscar también no desarrollan un argumento complejo. Es muy sencillo y linear. La función del narrador es como un testigo que está viendo la acción del viaje. No se participa en el desarrollo de cada escena. Es más como una persona al lado del espectáculo que escribe lo que pasa.
Por otro lado, la obra de Sepúlveda muestra un complot muy complejo. Hay flashbacks y saltos hacia delante y por detrás en la historia que cuenta el narrador. No es una novela linear ni de ida y vuelta. Es una de ida, búsqueda, y vuelta según Blankton. Dice, “estas obras resuenan con una verdad simbólica y psicológica que va más allá que sus superficies narrativas…Sentir complejo es asociado con el regreso al hogar cuando el ciclo de la búsqueda está completa” (2-3). El narrador está buscando su identidad en la obra y esperando la oportunidad de volver a casa, a su país nativo.
Patagonia Express y La Siberia nos dan la noción de que la historia es una mentira. La mujer de ojos grandes en La Siberia dice, “lo que pasa es que ahora tengo más ganas que antes de ver esas manos pintadas en las rocas. Los indios no tenían un pelo de tontos. Se dieron cuenta de que no había otra manera de dejar una marca de su paso en este confín del mundo, donde nada queda grabado” (Siscar, 56). Esta frase alude al hecho de que nada es seguro ni eternal. Más fuertemente dicho en Patagonia Express, el radio emisor con algunos amigos hacen un torneo de mentiras (Sepúlveda, 111-112). Es un símbolo de que todo es una gran mentira: la historia, los mapas, etc. Está construida por los del poder para colocar lo que han conquistado y crear fronteras.
Siscar pinta una historia de los europeos que están visitando a la Patagonia por razones personales, de vacación y para a ver algo exótico o diferente de lo normal. Cada personaje tiene sus características y desarrolla en una manera distinta. La historia es sobre todo la de los viajeros pero parece enfocar en la mujer de ojos grandes. Ella transforma más que los otros. Según Mary Lousie Pratt, las zonas de contacto son “espacios sociales donde culturas diferentes se encuentran, se chocan, y forcejean uno con otro, frecuentemente en relaciones muy asimétricas de dominación y subordinación- como colonialismo, esclavitud, o sus repercusiones mientras estaban vividas tras el globo hoy” (4). En la obra de Siscar, todo es una zona de contacto. Los viajeros no saben qué hacer cuando están con problemas al regreso a casa (39-68). Las francesas no entienden por qué en la Patagonia no poseía jugo de naranja de verdad (66). Las condiciones de la Patagonia, les queda sin agua, sin comida, y con nada (39-68). Quejan de lo que no tienen y lo que quieren mientras están pegados en la Siberia. Tienen miedo de lo desconocido.
Aunque el narrador de Patagonia Express fue exiliado de Chile por razones políticos, nunca se queja de lo que no poseía en la vida. Hizo lo que tenía que hacer para ganar la vida y viajó a cualquier local en que podría encontrar trabajo. Él fue un hombre sin hogar, sin nada más que si mismo. Estuvo en la cárcel por años. Fue torturado y solamente quería la libertad de expresión, de ideas, de vida.
El miedo a lo desconocido domina la conciencia de los viajeros de Siscar pero no la del narrador de Sepúlveda. Los extranjeros en La Siberia nunca han experimentado algo así, entonces no entienden como podrían sobrevivir en ese lugar, están acostumbrados a la vida europea y cómoda. No luchan ni salen fuera de sus zonas de comodidad. Esta experiencia en la Patagonia fue algo horrible, bárbaro, incomprensible, pero exótico. Al final, otra zona de contacto es donde ven a los piqueteros en las calles pero no comprenden ni quieren saber la razón del piquete (Siscar, 86-95). Vuelven a sus mundos sin prestar atención a lo que está pasando allí.
El narrador de Sepúlveda debe embarcar en una vida nómada porque no puede regresar a la Argentina. Como consecuencia, viaja sin rumbo a Europa y por América Latina, a diferencia de los de Siscar, le importa lo que está pasando en cualquier parte que se queda. Es tan importante que intercala historias de la gente que vienen a la mente o la historia del lugar en que está (EJEMPLO).
Finalmente, la manera de representar a las mujeres es muy diferente. Sepúlveda representa a las mujeres como objetos solamente por pocos propósitos. Por ejemplo, cuenta de las mujeres del Ali Kan que tomaron a películas aunque no les gustó el cura (61-62). La representación más fuerte de la mujer es la de Palacios cuando describe a la mujer igual que la naturaleza de la Amazonia: “Es como una mujer, man. Se le mete a uno dentro, bajo la piel. No pide nada, pero uno acaba haciendo todo lo que cree que ella quiere” (162). Parece que la mujer no tiene ninguna importancia. Todo el libro trata sobre el encuentro con hombres, libros de hombres, y éxitos de hombres; el linaje matriarcal no aparece.
Siendo una escritora que es mujer, representa su novela con la mayoría de los viajeros como mujeres. Uno de los hombres se muere en la Patagonia por una puma. Una mujer, la de ojos grandes, puede ser el personaje más importante de la novela. Esas mujeres son descritas con variedad y diversidad. Algunas son fuertes mientras otras son débiles, jóvenes, tercas. Nos da una vista balanceada de la mujer como persona de influencia. La mujer, la de ojos grandes, es la única que habla al guía que siente invisible. La mujer, Erna Berg, representa la falta de cambio y cultura en los viajeros. Últimamente, la mujer, la madre de los niños de La Siberia, es la que cuida todo. Representa una mujer activa, fuerte y con control. Eso puede ser su feminotopía, que Pratt describe como “un episodio que representa mundos ideales de la autonomía femenina, otorgamiento de poderes, y placer” (166-167). En mundo, la mujer es alguien fuerte y sin ella, no hay equilibrio ni el cuidado necesario de continuar en la vida.
Para concluir, La Siberia y Patagonia Express comparten algunos aspectos pero son muy distintas en sus construcciones y estructuras. Los autores han puesto un énfasis en ciertos elementos de las novelas. Sepúlveda enfatiza el rol del hombre en la literatura y en la vida mientras Siscar enfatiza el rol de la mujer. Siscar escribe como si el libro fuera construido de cuadros mientras la novela de Sepúlveda salta adelante y detrás mientras intercala historia y cuentos. Finalmente, los viajeros de Siscar muestran motivos diferentes a los del narrador de Sepúlveda para realizar su viaje.

Citaciones


Blankton, Casey. Travel Writing: Self and the World. New York, NY: Routledge
Publications, 1995. Print.
Casini, Silvia. “Luís Sepúlveda: Un Viaje Express al Corazón de la Patagonia”.
Alpha (Osorno). 20 (2004):103-120. Print.
Glaser, Elton. "Hydra and Hybrid: Travel Writing as a Genre." North Dakota Quarterly.
59.3 (1991): 48-53. Print.
Moret, Zulema. Cronología de Cristina Siscar.
Pratt, Mary Louise. Imperial Eyes: Travel Writing and Transculture. New York, NY:
Routledge Publications, 1992. 1-11. Print.
Pratt, Mary Louise. Imperial Eyes: Travel Writing and Transculture. New York, NY:
Routledge Publications, 1992. 144-171. Print.
Sepúlveda, Luís. Patagonia Express. 4. Barcelona, España: GRAFOS, S.A., 2004. 9-178.
Print.
Siscar, Cristina. La Siberia. Buenos Aires, Argentina: Mondadori, 2007. 11-95. Print.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada